No Financiar a los Independientes es Debilitar la Democracia

No Financiar a los Independientes es Debilitar la Democracia

¿Por qué no habrá espacio ciudadano popular en la Franja Electoral?

Desde el #18O, el estallido social, rápidamente nuestros congresistas, los políticos de siempre y las autoridades de gobierno comenzaron a rotar en los medios de comunicación repitiendo frases como: “No lo vimos venir”, “escuchamos las demandas ciudadanas”, “Chile cambió”, “Chile despertó”. Los vimos solos o en grupo, demostrando al País actos de unidad que jamás habíamos visto y que a muchos emocionó porque pensaron que efectivamente, ese despertar de Chile que nacía desde el corazón de una clase media herida en su dignidad, pisoteada por la inequidad, la injusticia y el abandono, representaba el renacer de un nuevo Chile, más amable y solidario.

Días después, nuestros trasnochados Congresistas, tras quince horas de negociación, nos comunican que han convenido un “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución“, inspirado en las demandas de la gente y que dará inicio al proceso constituyente que nos permitirá redactar una nueva Constitución para Chile. Entre cuatro paredes, todos coincidieron que en este proceso sería clave la participación ciudadana.

Han pasado varios meses desde el estallido social, también desde el Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución y también desde que el Pacto o Agenda Social comenzaría a atender las demandas urgentes de la ciudadanía y aunque podemos discutir si los resultados se ven o no se ven, tanto o más peor es que quienes no se ven son los ciudadanos participando. No confundamos lo que estamos haciendo los ciudadanos: cabildos, conversatorios, manifestaciones, nuevos partidos políticos, con la participación efectiva en la toma de decisión o en la aplicación efectiva de medidas ciudadanas que impacten de inmediato con reales resultados. La verdad es que ninguno de los actores políticos de ahora quiere que algo cambie, ni quiere dejar que sean los ciudadanos quienes decidan. Todos se escudan en una representatividad con la que en algún momento fueron envestidos, pero que después del estallido social les fue quitada, porque la ciudadanía los responsabiliza a todos, sin distinción, porque “todos son parte del problema” y ninguno es o tiene la solución. Así se evidencia en diversas encuestas, donde la aprobación de Congreso y partidos políticos llegan a porcentajes vergonzosos de un dígito. ¿Por qué insisten en seguir ostentando una autoridad que ya no tienen? ¿Por qué ninguno ha dado un paso al costado? ¿Entendieron que Chile cambió? ¿Escuchan en realidad el clamor popular? ¿Les interesa de verdad a nuestros congresistas la participación ciudadana?

La verdad es que ninguno de los actores políticos de ahora quiere que algo cambie, ni quiere dejar que sean los ciudadanos quienes decidan.

La reflexión anterior es necesaria para hablar de lo que se viene ahora, una franja electoral en televisión gratuita para los partidos políticos con representación en el congreso, la cual por primera vez, tras diversas reclamaciones, se abre a entregar un tercio del tiempo a Independientes y las Organizaciones Sociales, lo que parece mucho y un gran logro, pero que en realidad son migajas a administrar por los propios partidos políticos, porque son ellos los que elegirán a quiénes darán ese espacio ¿se lo entregarán a quiénes piensan distintos a ellos o a simpatizantes de sus principios e ideas políticas? Particularmente en este momento de estallido social, con una clase política desacreditada en su totalidad, es cuando todos los espacios deben ser llenados por la propia ciudadanía. Una franja electoral, sin espacio ciudadano popular igualitario, es un saludo a la bandera, una dictadura comunicacional. ¿A los Partidos Políticos, al Consejo Nacional de Televisión les interesa de verdad la participación ciudadana?

Una franja electoral, sin espacio ciudadano popular igualitario, es un saludo a la bandera, una dictadura comunicacional.

¿Qué es la franja electoral para un medio de comunicación? Simple, para un medio de comunicación una Franja Electoral es una tremenda oportunidad comercial, con tarifas fijadas por ellos mismos y pagada por todos los chilenos. En este escenario comercial, la “buena noticia” pareciera ser que los Independientes y Organizaciones Sociales que queden fuera de la franja electoral podrán comprar espacios para su propaganda. Si la democracia es un bien común, todos deberían contribuir a la democracia. ¿Estarían dispuestos los medios de comunicación a contribuir a la democracia entregando gratuitamente espacios para que Independientes y Organizaciones Sociales tengan las mismas posibilidades de comunicar sus ideas o solo hay democracia para los que tienen dinero para pagar? ¿A los medios de comunicación social les interesará de verdad participación ciudadana? Si es así, entonces todos los chilenos debieran tener derecho a esa franja. No financiar a los Independientes es debilitar a la democracia.

Frente a un escenario donde tanto para las autoridades de gobierno, la clase política y los medios de comunicación la unísona respuesta posible a la pregunta ¿les interesará de verdad la participación ciudadana? pareciera ser “No”, es precisamente cuando menos debemos callar y más debemos actuar. Ciudadano calladito no es más bonito, vamos a ganar ese espacio ciudadano popular.

Deja un comentario